¿El aire acondicionado ayuda a combatir la propagación del COVID-19?

¿El aire acondicionado ayuda a combatir la propagación del COVID-19?

El mundo está enfrentando una crisis sanitaria que se ha convertido en pandemia.  Es una enfermedad infecciosa conocida como COVID-19 que ha obligado a las personas a modificar su ritmo de vida. Este virus ataca a los individuos de distintas formas, algunos presentan síntomas leves y otros síntomas más graves.

Además, se propaga con mucha facilidad, siendo el aire uno de sus medios de transporte más efectivo. Razón por la cual la aglomeración de personas en espacios cerrados da cabida a un alto riesgo de contagio. En los lugares frecuentados por un número importante de individuos hay presencia de bioaerosoles producidos en la respiración, el estornudo, la tos, la charla, el grito y el canto, que perduran en el aire durante varias horas.

¿Cómo contribuye el aire acondicionado para combatir la propagación del virus?

Bien es cierto que la estrategia más efectiva para evitar la propagación del COVID-19 es la sugerida por los cuerpos de sanidad, como el distanciamiento social, el empleo de mascarillas y guantes, el lavado de manos frecuente y el cumplimiento de la cuarentena. Sin embargo, expertos de las principales asociaciones del sector de instalaciones mecánicas nacionales e internacionales, aseguran que el uso del aire acondicionado es un buen aliado para evitar la propagación del virus, la ventilación y la filtración producida mediante los sistemas de climatización de aire permiten la reducción de la manifestación de virus y bacterias en el interior.

Los filtros de los aires acondicionados son la clave

Los aires acondicionados regulares no cuentan con los filtros ideales para erradicar por completo la propagación del virus, sin embargo cumplen un papel fundamental para reducir el riesgo de propagación. Los virus suelen adherirse a las pequeñas gotas respiratorias que circundan en el ambiente (aerosoles) y que son absorbidas por el aire acondicionado. En este proceso, los filtros renuevan el aire al retener las partículas que podrían ser portadoras del coronavirus, y luego inyectan aire limpio en el entorno.

La opción más idónea es la implementación de filtros que ofrezcan un adecuado filtrado del aire, es decir, que retengan el mayor índice posible de partículas que se encuentren en el espacio interior para que no continúen circundando el entorno. Uno de estos es el HEPA, un filtro que elimina las bacterias y los virus que se encuentran en el ambiente con un 99.97% de eficacia.

A un aire acondicionado existente no se le puede instalar un filtro HEPA ya que no fue diseñado desde su concepción para tal motivo, actualmente sólo los quirófanos y ciertas aplicaciones tienen estos filtros de alta eficiencia. Sin embargo a un aire acondicionado convencional se le puede instalar un filtro Merv 8 combinado con otras técnicas como las lámparas germicidas UVC y/o la Ionización Bipolar de Punta de Aguja para así obtener los mismos grados de eficacia que un filtro HEPA.

Extractores mecánicos: una medida eficaz para la renovación del aire

Ahora bien, también se puede canalizar exitosamente la dilución del aire haciendo uso de la extracción mecánica. La medida más utilizada para renovar el aire de un ambiente interno es la instalación de extractores para la extracción del aire contaminado.

Estas son las ventajas de contar con aires acondicionados y extractores mecánicos durante la pandemia de COVID-19. Si tu caso es que frecuentas un espacio cerrado no climatizado lo ideal asegurar una buena ventilación natural. Mantener las ventanas abiertas favorece la dilución del virus en el entorno. Sin embargo, hay que ser muy precavidos en los lugares donde suele frecuentar un gran número de personas. Recordando que las corrientes de aire natural no pueden ser controladas ni previstas, representando un alto riesgo de propagación del virus con sus efectos no deseados y posibles barridos que fomenten el contagio y manifestación de las partículas contaminadas.

Pensamiento final

Los profesionales involucrados en el aire acondicionado deben mantenerse al tanto de las necesidades y requisitos en constante cambio. Después del COVID-19, el mundo no será igual. Los ingenieros responsables de los sistemas de climatización que producen la temperatura, la humedad, el movimiento del aire, la ventilación y la filtración dentro de las instalaciones estarán sometidos a una mayor presión para asegurar a los propietarios y operadores de las instalaciones que sus diseños contribuyan al bienestar del personal.

¿Deseas que te asesore un experto?

Métodos para la desinfección del Aire