Suministros, instalación, capacitación y servicio de equipos y sistemas de aire acondicionado
¿Es bueno o malo dormir con aire acondicionado?

¿Es bueno o malo dormir con aire acondicionado?

Dormir con aire acondicionado disminuye la aparición de insectos, los ruidos externos, controla la sudoración y aumenta la calidad del sueño

Seguramente alguna vez te has preguntado si es bueno dormir con el aire acondicionado. Quizás hayas escuchado decir que es malo para la salud y evites encenderlo por la noche. Y también es posible que hayas pasado más de una noche en vela por el calor o que te haya costado conciliar el sueño. Si éste es tu caso, te invitamos a que sigas leyendo.

La calidad del Sueño

Según dice el Dr. Sujay Kansagra, director del Programa de medicina del sueño de neurología pediátrica de la Universidad de Duke: “El sueño desempeña un papel clave en todos los aspectos de nuestra salud, desde la salud del corazón, la función del sistema inmunológico, la regulación del peso y la salud mental”, y el consultor de salud del sueño de Mattress Firm cita lo siguiente: “Cuando nos quedamos sin sueño, los efectos y el daño son rápido. La falta de sueño a menudo conduce a disminuciones progresivas de la función mental, así como a la dificultad para concentrarse, al aumento del estrés, a los círculos oscuros debajo de los ojos y a la piel envejecida

El ambiente en el que dormimos tiene un gran impacto en la calidad del sueño y en nuestro descanso.

La regulación de la temperatura es la clave para la calidad del sueño.

Cuando dormimos, nuestra temperatura interna desciende. Usted está más fresco durante sus fases más profundas de sueño, explica el Dr. Kansagra, lo que significa que dormir en un ambiente frío le proporcionará el mayor beneficio para su sueño.

“Debido a la conexión de la temperatura del sueño, las temperaturas más bajas causan sueño y ayudan a dormir mejor”, dice. “La temperatura óptima de la habitación para dormir es de entre 60 y 67 grados Fahrenheit, por lo que mantener su habitación fresca por la noche mejorará la calidad de su sueño”.

Se estima que aproximadamente a partir de los 80 grados Fahrenheit la calidad del sueño disminuye. Esto trae consigo una serie de desventajas: irritabilidad, ansiedad, cansancio, malestar, etc. Mantener una temperatura saludable y racional puede ayudarnos a conciliar mejor el sueño y disfrutar de una sensación de confort durante la noche.

¿Y qué pasa con la calidad del aire interior?

Al contrario de lo que muchos creen, la calidad del aire no se empeora. Llevando a cabo el mantenimiento básico habitual del equipo, la calidad del aire no se resiente. Cambia el filtro o límpialo cada mes y limpia el serpentín cada 3 meses siguiendo las recomendaciones de tu fabricante. Unos filtros y serpentines limpios equivalen a un aire más limpio. También es recomendable instalar unas lámparas de rayos ultravioletas C que ayudan al control de las bacterias y hongos en el aire acondicionado. Estas medidas también ayudan a optimizar el consumo eléctrico.

Un estudio llevado a cabo en Estados Unidos por el NIH (National Institutes of Health) puso de relevancia otro curioso beneficio. Tras estudiar el sueño de una serie de casos, los investigadores se percataron de que al dormir con una temperatura inferior manteniendo siempre unos mínimos de confort (es decir, cuando dormían con el aire acondicionado activado), los participantes incrementaban ligeramente su porcentaje de la conocida como “grasa marrón”.

Este tejido adiposo, que se encuentra en una proporción muy pequeña en el cuerpo humano adulto, posee múltiples beneficios ya que ayuda a eliminar el azúcar en sangre, a quemar calorías, amén de otras virtudes a largo plazo.

Deja un comentario

Cerrar menú